jueves, 16 de marzo de 2017

Nordicrónica de "La Coruña".

Domingo 5 de marzo de 2017 hacia las 8:00 h de la mañana.



Salimos Mari Mar y yo de nuestro alojamiento en la Rúa Nova y tomamos la Calle Real. Al poco de caminar pienso que no será necesaria la ropa térmica con la que me he vestido, pero no pienso en cambiarme por si junto al mar sopla el viento del día anterior.

Entramos en Granier a desayunar. Un café con leche, zumo de naranja y tostadas de pan de cereales con tomate triturado. Le añado al café un puñado de copos de avena que llevo conmigo y que siempre tomo por la mañana.

Al poco de comenzar a dar cuenta de todo ello, entra Pablo Ariza. Mientras pide lo suyo comenzamos a hablar del calzado y ropa elegidos. Me pregunta si usaré portadorsal y se lo muestro con los dorsales anterior y posterior ya fijados. Me da los pads LMN especiales de lluvia que Chucho nos ha regalado a Pablo, a Faustino y a mi para que los testemos. Pablo ha sido el encargado de traerlos.

Salimos de Granier, olvidando a los tres borrachos de traje que nos han dado el desayuno: <<¡Peregrinos..., peregrinos... Santiago es una mentira...>> no se cansaban de repetir. En fin... ¡qué penita!

Ya en María Pita todo se desarrolla con celeridad. Calentamiento, movilización articular y algún estiramiento. Bea lidera un grupeto que la sigue e imita en sus movimientos. Y en línea de salida dirige un breve Nordic-Dance-Fitness que hace las delicias de todos.

Se da la salida y todos abandonamos la Plaza de María Pita por una de sus esquinas en dirección al mar. Una chica de gorro blanco del grupo de Elche se coloca en cabeza. Por poco tiempo, varios baleares pasan a las primeras posiciones. Observo que Pablo, tranquilo, lo permite, pero para la primera cuestecilla ya está primero y hace un rápido cambio de ritmo, el hachazo causa efecto y se separa del grupo.

Yo mantengo mi ritmo, adelanto y me adelantan. No me importa, sigo con mi ritmo constante. Me adelantan, Arantxa, Regina y Faustino. Cuento puestos, voy noveno. En el tramo de tierra no he cambiado los tacos y se nota, pero es poca distancia por la a veces embarrada pista. Pablo avanza ya por asfalto y al cruzarnos nos saludamos,<<voy bien, voy tranquilo>>, le respondo. <<¡Fuerza Pablo!>>, le digo.

Intento disfrutar y me voy fijando en el resto de competidores, en los pescadores y en la ausencia total de público. Animo al cruzarnos a competidores conocidos y a los que van con anorak, botas y mochila también sin dejar de sorprenderme un poco. Algún árbitro me felicita por mi técnica lo cual agradezco. Voy superando puestos y acabo entrando en meta sexto. Muy contento me felicito a mi mismo levantando el brazo y apretando con fuerza la empuñadura de mi bastón en un movimiento rápido. Libero los bastones y los levanto sobre mi cabeza mientras me acerco a Mari Mar que gritando me felicita. Le doy un beso hablamos un poco y me vuelvo para recibir a los que van entrando.

Me acerco a hidratarme y charlo con Faustino y Pablo. Hablo también con otros competidores. Y con tiempo de sobra volvemos al hotel a ducharnos.


Ya de vuelta en María Pita, para la entrega de premios, subo al podium tercero en mi categoría con Pablo y Faustino, primero y segundo respectivamente en la categoría y en la absoluta.



Roberto Vilas

No hay comentarios:

Publicar un comentario